Orgias de todo tipo; casras, pornostars, orgias lesbicas en el internado, orgias enfermeras, orgias jovencitas, orgias maduras. Videos xxx orgias. Webcams orgias
ZONA
P
R
I
V
A
D
A
ZONA PRIVADA te ofrece mas de 10.000 videos completos porno gay. Los mejores actores porno y mas deseados
 
 
PORNO NEGRAS HOT   Mujeres negras porno caliente galerias de fotos, videos y peliculas en alta definicion   Mujeres negras maduras tetonas y con culazo solas desnudas masturbandose y follando   Mujeres negras jovencitas viciosas chupando pollas, metiendose la verga por el culo y haciendo cubanas con sus tetas   Chicas amateur negroas follando con hombres blancos y corridas calientes   Sexo hardcore modelos negras pornostar las mujeres negras mas exoticas y calientes   Negras con el coño peludo masturbandose con dildos   Sexo interracial negras follando con blancos por el culo y el coño   Orgias hombres blancos con negras viciosas y chupa pollas   Negras sexo con blancos africanas, latinas, mulatas   Negras maduras follando con jovencitos negros y blancos dejandose follar por el culo   Videos y peliculas porno con las mejores y mas calientes negras pornostars   Chicas negras con webcams emitiendo en vivo
 
RELATOS ERÓTICO
Orgía en la disco con Maria Jesús

Las cosas con María Jesús de a poco comenzaron a salirse de causa. Ella cada vez necesitaba follar más y más. Nos veíamos cada vez más seguido y ella cada vez hacia cosas más locas. Un poco después de la orgía que tuvimos con ella mis amigos y la negra una noche quedamos en salir juntos.
Cuando llegue a casa de María Jesús esta llevaba un vestido negro con finas rayas blancas. Era corto y ajustado. Además llevaba medias altas  transparentes, un tanga negro de encaje, liguero para sujetar  las medias y un sujetador que con dificultad intenta sujetar sus enormes pechos que lo desbordaban por todos lados. La puta, a sus 36 años sigue siendo muy atractiva. Además está orgullosa de sus pechos, que los tiene bien puestos.

Llamamos un taxi y nos fuimos a comer. Como ella vive en una urbanización apartada de la ciudad y el viaje al restaurant duro 30 minutos. Durante el viaje, el taxista, un hombre de unos cuarenta años no dejaba de mirar las tetas de María Jesús del retrovisor. Ella lo notó. Esto la calentaba y ella decidió seguirle el juego acomodándose las tetas todo el tiempo.

Cuando llegamos al restaurant, no se podía aparcar en la puerta y el taxi nos dejo en una calle lateral. El taxista nos dijo que la  carrera del taxi sumaba unos cuarenta euros. Entonces María Jesús se bajo del taxi, abrió la puerta del copiloto y le abrió la bragueta al conductor. Esté no se lo esperaba y se quedó congelado.  Entonces María Jesús comenzó a masturbarlo y después empezó con una mamada que el taxista disfrutó como un loco. Con sus manos sujetaba la cabeza la cabeza María Jesús mientras se la mamaba hasta hacer que se corra dentro de su boca. Después ella le dijo. Lo que te hice vale más que cuarenta euros, ya puedes irte. Eso hizo él. Yo que me había calentado también le dije – Zorra que puta eres.

Al entrar al restaurant el camarero se dio vuelta para mirar a María Jesús.  Con su vestido corto y su escote que dejaba entrever sus preciosos pechos no era para otra cosa.

Al sentarnos, le metí mano por debajo del vestido y levantando ligeramente su braga le metí un dedo en el coño y le dije – Esta noche mi polla estará esperándote preciosa. Ella me respondió – Igual no tienes que esperar que regresemos a casa  cariño. Entonces con la otra mano le acaricié una teta por encima del vestido.
Entre el mete-saca en su coño y las caricias en sus tetas, María Jesús empezó a cerrar los ojos y me dijo – Ahora no cariño.
Ordenamos, y comenzamos a comer. Además de nosotros había otra mesa con un grupo de chicos y otras tres chicas. Una de ellas resulto llamarse Andrea. Tenía unos 30 años y estaba sentada al lado de estaba un chico mulato. De vez en cuando el chico le susurraba algo al oído y ella se reía ostensiblemente.

La cena ya estaba bastante avanzada. Lo curioso es que a pesar de las conversaciones entre ellos, sus miradas siempre se dirigían al mismo lugar del comedor, las tetas de María Jesús. Tanto ellos como las chicas habían bebido y estaban distendidos.

Un chico en particular no le quitaba ojo a las tetas de María Jesús. Ni se molestaba en hablar con los que tenía a su lado. Sólo bebía y miraba hacia ella. María Jesús hizo un gesto indicándole que se acercara y el chico vino a nuestra mesa. Entonces los dos empezamos a tocarla. Los tocamientos fueron a mayores y su mano ya estaba en contacto con la braga de María Jesús. Ella entonces separo sus piernas debajo de la mesa. El chico mulato de la otra mesa se dio de lo que estaba pasando en nuestra mesa y le hizo un guiño a Andrea y ésta le sonrió.
El chico y yo estuvimos un rato toqueteando a María Jesús, hasta que ésta se levantó para ir a los servicios. Como era de esperar, al levantarse todos los ojos de los machos del lugar se dirigieron hacia ella y sus tremendos melones. Las desnudaban con los ojos y sus mentes seguro que llegaban aún más lejos. Inmediatamente, Andrea se levanto de la otra mesa y también se dirigió a los servicios.
Mi polla se puso un poco más dura todavía.

Al cabo de unos diez minutos María Jesús y Andrea volvieron al comedor.

De nuevo, las miradas de todos los concurrentes se clavaron en ellas. El chico mulato le susurro algo al oído de Andrea y ella le respondió con otro susurro pero además dio unas palmaditas encima de la pierna derecha de aquel hombre.  A él le debió gustar lo que oyó ya que acto seguido posó su mano en la pierna de Andrea y la acariciaba mientras le daba un nuevo sorbo a su vaso de vino.

La cena llegó a su fin sin más incidencias que los tocamientos. ¡Qué no es poco!

Al salir del restaurant observé que María Jesús cogía del brazo a Andrea y se dirigían un taxi entre grandes risas. Las dos mujeres subieron al taxi conmigo, pero justo antes de arrancar, se acercó el mulato y subió también.

Ellas indicaron al conductor que se dirigiera a una discoteca.  Al llegar no parecía ambiente pero entramos. El interior era bastante oscuro pero pude localizar a un grupo de hombres que estaban al fondo del local.

María Jesús y Andrea se sentaron en los taburetes de la barra con las piernas cruzadas. La imagen no podía ser más erótica: Dos chicas de minifalda y con buenos escotes mostrando sus piernas y algo más a todos los hombres del local.
Yo en lugar de sentarme junto a María Jesús me acerqué a Andrea y me senté a su lado. El chico mulato hizo lo propio con María Jesús. Mientras ella se reía. Pero éste, además, posó su mano encima de una pierna de ella y se la acariciaba suavemente. A ella le debieron de gustar las caricias porque separó sus piernas para que él continuase en la parte interior de sus muslos. Entonces yo empecé a meterle mano a Andrea. Ella  también abrió sus piernas para facilitarme la labor.

Entonces, los dos sacamos nuestra las pollas y se las ofrecimos a las chicas. Ellas las tomaron y se las metieron en la boca.

A esas alturas, el resto de los clientes en el local se había acercado a nosotros con la intensión de  los cuerpazos de María Jesús y Andrea fuesen también suyos. Ellas dos nos mamaron hasta que nos corrimos en sus bocas. Entonces dos de los chicos las giraron y ellas cambiaron de polla. Entonces otras dos pollas empezaron a penetrarles el coño por detrás. Tal y como les entraban las pollas se puede decir que las dos hembras estaban muy abiertas y excitadas.

Entonces,  la chica que atendía aquella barra se sumo al grupo. Cuando aquella chica salió de detrás de la barra comprobé que tenía un cuerpo de escándalo. La camarera se acercó a mí y con una mano se puso a acariciarme la polla mientras con la otra mano me abrazaba el pecho besándome detrás de la oreja. Entonces, acerqué mi mano hacia atrás y le toqué la falda a la altura de su coño. Estuvimos unos instantes tocándonos hasta que la camarera se bajó las bragas y me hizo una seña para que yo la embistiera por detrás. Acerqué mi polla a su coño y poco a poco se lo fui metiendo hasta dentro. Empecé a meter y sacar. Mientras tanto María Jesús y Andrea mamando sensacionales a los dos hombres más mayores mientras sus culos desnudos quedaban al aire para disfrute de los que las rodeaban.

Entonces, el tipo que tenía a María Jesús por detrás se corrió y el que ella tenía delante terminó haciéndose una paja con su mano y gimiendo de placer. Después María Jesús se acercó a mí y empozó a acariciarme la polla y los huevos mientras yo penetraba a la camarera. En algún momento también le llegó a acariciar sus hermosas tetas. Estuvimos así hasta que yo me corrí dentro de la camarera. No bien yo había terminado con la camarera, dos chicos me la quitaron y poniéndola boca arriba empezaron a follarla por el coño y por la boca. Sus tetas se bamboleaban al ritmo de la penetración. Estaba muy provocativa.

Entonces María Jesús se recostó en el suelo y alzó los brazos esperándome. Me acosté sobre ella y la penetré. Su coño era más amplio que el de la camarera pero María Jesús sabía cómo retorcerse para provocarme un placer aún mayor. No aguanté más y acabé corriéndome dentro de María Jesús al mismo tiempo que ella tuvo un último orgasmo.

En cuanto nos repusimos del esfuerzo, nos vestimos y salimos del local. Era ya por la mañana y fuimos directos a casa  con un taxi.

VideoChat
Películas Porno
Videos
Escorts/Relax
HOME
ORGÍAS CASERAS  ORGIAS PORNOSTARS VIDEOS ORGÍAS CHICAS WEBCAMS






















MODELOS PORNOSTARS  VIDEOS PORNO HETERO HD  GALERÍAS FOTOS PORNO
ACCEDE A LA MAYOR RED PORNO EN ESPAÑOL Y DISFRUTA DEL MEJOR SEXO
Chicas lesbianas cachondas y calientes se masturban con dildos y se comen el coño. Videos porno chicas lesbianas y galerias fotos. Webcams lesbianas en vivo