Galerias xxx porno hetero mujeres guapas viciosas follando y desnudas. Galerias xxx videos hetero gratis. Galerias xxx modelos pornostars sexo hardcore. Webcams
ZONA
P
R
I
V
A
D
A
ZONA PRIVADA te ofrece mas de 10.000 videos completos porno gay. Los mejores actores porno y mas deseados
 
 
GALERIAS XXX. Disfruta con las mas calientes y exclusivas galerias porno xxx llenas de mujeres muy viciosas guapas y excitantes. Galerias mujeres tetonas con pechos naturales, coños rasurados y peludos, negras. blancas. mulatas. afro. asiaticas. Modelos pornostar desnudas follando y lesbianas comiendose el delicioso coño. Rabos de machos destrozando coños viciosos. Todas las galerias estan llenas de morbo para que disfrutes. Fotos porno hetero de maxima calidad y las mas actuales y deseadas.
 
RELATOS ERÓTICO
Sarita con dos negros

Sara, a sus veinte pocos años salía cada fin de semana de marcha con un grupo de amigas. Se lo pasaba bien, pero la rutina empezaba a hacer mella en ella. Siempre iban a los mismos locales, tomaban las mismas copas, se emborrachaban las mismas personas y solían ver a los mismos chicos. Estaba un poco cansada de siempre lo mismo.

A la 1 de la madrugada convenció a su amiga Amaranta para ir a otros sitios y luego volver con el resto del grupo.

Saltaron de un garito a otro en su afán por conquistar nuevas tierras hasta que se quedaron más  rato en un lugar de música latina. Ambas chicas eran guapas, y los chicos no pararon de acercarse a ellas.  Algunos de los moscones les preguntaban si eran hermanas, ya que ambas eran muy delgadas y vestían pantaloncito corto y top; Amaranta rubia y Sara morena.

Amaranta se empezó a sentir un poco agobiada y le pidió a su amiga volver con el resto del grupo. Justo en ese momento, Sara bailaba con un chico de color, y le dijo que fuera yendo ella, que ella ya iría cuando acabara la canción.

En cuanto ambos empezaron a liarse, Amaranta les dejó solos y se fue.  El chico, de nombre Ibra, hablaba español con un marcado acento senegalés. Delgado y con los músculos bien definidos era toda una pantera a los ojos de Sara.

Ibra intentó meter mano a Sara, pero ella le paró.

-          Aquí no – le dijo ella con una sonrisa pícara.

-          ¿Aquí no? ¿Eso es que tú quieres? ¡Ven!

El chico la cogió de la mano y salieron del local.

-          ¿Dónde vamos? – preguntó Sara achispada.

-          A donde yo vivo. Aquí cerca – le contestó con una amplia sonrisa llena de felicidad.

Sara envió un SMS a su amiga Amaranta, diciéndole que no la esperara porque estaría con el chico que había conocido. Le rogó  que no dijera nada al resto.

El bloque de pisos de Ibra parecía de protección oficial y estaba muy necesitado de reformas. Aquella primera impresión asustó un poco a la joven Sara, pero tras echar un vistazo a los músculos de su conquista, se quedó más tranquila. Estaba en buenas manos.

El interior del piso no tenía mejor aspecto, aunque no pudo inspeccionarlo mucho ya que Ibra se lanzó a besarla tan pronto como cerró la puerta de entrada.

De repente, unas voces en un idioma desconocido les interrumpieron. Sara se giró asustada y pudo ver como otros dos negros más discutían con Ibra.

-          ¿Qué pasa? ¿Por qué discutís?

-          No discutimos. Ellos amigos: Omar y Salif.

Los chicos le dedicaron una amplia sonrisa de un blanco puro. Omar tenía la cabeza rapada y era enorme. Su cuerpo de oso destacaba por brazos tan anchos como sus piernas. Salif, con su pelo rizado y su bigotito, era muy delgado; No tenía la musculatura de Ibra.

Su análisis se vio interrumpido cuando Ibra pronunció su nombre, y los otros dos lo repitieron.

-          Sara. Amiga. – Le dijo Omar dándole la mano.

Ella se la estrechó, y su blanca extremidad desapareció entre los dedos de aquella manopla oscura.

Ibra le cogió las manos y se las izó para que diera una vuelta. Sara, divertida, giró sobre sí misma lentamente. Los chicos le dedicaron palabras en un idioma desconocido mientras disfrutaban viendo su culito respingón y pequeños pero erguidos pechos girar.

Alguien le dio un azotito en el culo, y ella se giró de golpe cortando el aire con su larga melena morena.

-          ¿Quién ha sido?

-          ¡Yo! – dijo Ibra.

Para sorpresa suya, Omar le dio un pellizo en el culo.

-          ¡Yo! – dijo tras su fechoría.

-          Yo – imitó Salif, tocándole también el culo.

Los cuatro se rieron. A Sara le intrigaba qué pudiera pasar aquella noche. Nunca antes había estado con un chico de color, y en ese momento estaba ni más ni menos que con tres. ¿Protegería Ibra su premio, o lo compartiría siguiendo las costumbres promiscuas que ella pensaba que tenía su pueblo?

Ibra apresó uno de sus pechos entre sus manos y la besó con su enorme lengua.

Sara notó como otras manos le tocaban los pechos hasta que Ibra le subió el top y la dejó en sujetador.  Salif se lo desenganchó sin que ella tuviera tiempo a reaccionar, y Omar le chupó una de sus tetitas nada más emergió de su sujetador.

Rodeada por aquellos tres negros, notaba manos por todas partes. Sus pequeños y rosados pezones desaparecían en una vorágine de dedos que no se detenían ahí, sino que también trabajaban su culito amasándolo como si hicieran pizza.

Ibra tenía uno de sus pechos casi entero dentro de su boca mientras que la marabunta de manos ya no sólo se concentraba en su culo, sino también en la parte delantera de su pantaloncito.

Alguien le estiró de los shorts hacia arriba para marcar más su culito. No contentos con eso, varias manos manipularon la prenda. A medio bajar, le apretaron las nalgas y le dieron un par de azotitos. Salif le dio un beso lo más abajo que pudo, y finalmente Sara se quedó en tanga.

Salif se arrodilló tras ella y le hundió su cabeza entre  las piernas. Sara gimió cuando el chico le besó y mordisqueó por encima del tanga, y se excitó mucho cuando la cálida lengua del senegalés se abrió camino y encontró su hirviente sexo.  Su lengua, tremendamente húmeda, hacía milagros entre sus piernas.

Ibra se bajó el pantalón, y su gran polla negra asustó a Sara.

La chica le quitó la camiseta a su hombre y se deleitó con aquel cuerpo ajeno a la grasa. Acarició su prieto pecho y deslizó sus níveas manos por las cordilleras que eran sus abdominales. Sus manos llegaron al ombligo y se detuvo al ver la pequeña manguera de su amiguito. Riéndose, se inclinó hacia delante y agarró aquel ariete más útil para derribar castillos que para hacer el amor.  Masturbándole con amplios movimientos de su mano, se llevó la punta a la boca y empezó a chupar.  Tenía la sensación de estar en la feria comiéndose una de esas manzanas cubiertas de caramelo. Era sin duda el pene más grande con el que había tratado a sus veinte pocos años. Por un instante se imaginó lo que sería tener ese falo en su interior, pero prefirió desechar esos pensamientos rápidamente  ante la preocupación que le daba poder dar cobijo esa tubería.

Omar contemplaba la escena totalmente excitado.  Aquella chica blanquita estaba de pies, inclinada y con el culo en posición de hacer una sentadilla. La jovencita le estaba chupando la polla a su amigo Ibra con ansiedad mientras que Salif le comía el coño desde detrás.

No queriéndose quedar aparte, el chico se desnudó y se agarró el pene. Si bien no era tan largo como el de Ibra o el de Salif, sí que era más gordo. Se acarició la verga mirando la escena  y notando como vibraba la herramienta erecta en su mano.

Sara, a tientas, agarró con la mano libre el grueso pene de Omar.  Sin mirarlo, lo masturbó con movimientos secos mientras que sus labios seguían ocupados de Ibra.

De repente Sara se detuvo a la vez que la lengua de Salim. Otro miembro del chico estaba reemplazando el contacto con su zona erógena. La chica se agarró a la cintura de Ibra, y puso el culo un poco en pompa. Poco a poco, el afilado miembro de Salim se introdujo en su interior. Aquel no era un chico enamorado ni un amante fiel; ¡Un negro bien salido estaba a punto de follársela! Una vez introducido su miembro al completo, Salim empezó un mete-saca que en pocos segundos alcanzó un ritmo digno de película porno. El culo inmaculado de ella chocaba contra la oscura pared del chico cada vez que se la metía.

Él le agarraba las nalgas, mientras que ella, volvió al antiguo oficio de chupársela a Ibra. Le chupó con la lengua los negros testículos y ascendió hasta coronar con su boca la cima de su glande. En su boca sólo se metía la punta, pero con su mano le masturbaba toda la inmensa polla del chico.

Ambos chicos gemían, mientras que Omar se masturbaba sentado en una silla.

-          ¡Ahora yo! – gritó Ibra.

El chico musculoso se sentó en un sofá que había en el suelo al tiempo que Salim la cogía en volandas. Izándola metiendo sus brazos bajo sus rodillas, la colocó justo encima de Ibra.  Ella, según bajaba, agarró con una mano la polla descomunal de su nuevo amigo y la colocó en la entrada de su vagina. Respiró lentamente varias veces y por fin empezó a meterse aquel tren bala dentro de su túnel sexual.

En cuclillas, Sara sólo pudo hacer el leve ejercicio de mover su cintura arriba y abajo metiéndose lo mínimo de la extremidad de Ibra. Salim se acercó a ella por delante, y en un idioma que ella desconocía le debió de decir algo así como que se la chupara. Sin necesidad de entender las palabras, ella le cogió aquella figurita de portal de Belén que tenía por polla y se la metió en la boca. En la parte alta de cada salto se metía una polla en la boca, y en la bajada otra en el coño. Sara gemía sin parar con tonos agudos.

Desde el suelo, Ibra podía ver como las pequeñas y blancas tetas de Sara saltaban con cada embestida. No le gustaba mucho tener que ver el pene de su amigo por encima de su cabeza, pero en aquel momento le daba igual por el placer que le estaba dando aquella blanquita.

Sara pasó de cuclillas, a sentarse sobre el pene de Ibra y metérselo casi entero. Estaba tan cachonda, que aunque notaba cierta resistencia, disfrutaba con aquella follada. El negro aumentó el ritmo de sus caderas y hasta sus testículos golpearon contra ella.

Salim se inclinó hacia delante, y agarró las nalgas de Sara. Las hizo subir y bajar bien rápido haciendo que se incrustara con furia la polla de su amigo.

-          ¡Qué buena eres follando! – dijo su macho alfa.

El susodicho agarró la agarró por la cintura, y sin necesidad de dejarla en el suelo, la levantó en el aire con la fuerza de sus potentes músculos.  Ella le rodeaba el cuello con sus brazos, y la cintura con sus piernas. En ningún momento se la había sacado de la vagina. La hizo saltar sobre su polla con la fuerza de su cadera. Ella, en éxtasis, saltaba y recibía aquel gran gusano de Dune como si fuera su madriguera.

Al ver que Salim estaba cerca, se descolgó de un brazo, y en el aire, se la chupó como pudo al otro chico.

-          Yo. – Dijo Salim tras intercambiar palabras en Senegalés con Ibra.

Ibra la dejó con delicadeza sobre el colchón del suelo. Ella, a cuatro patas, no tuvo tiempo para cambiar de postura porque Salim e Ibra taponaron sus agujeros vaginal y bucal respectivamente con sus miembros.  No podía creer que se la estuvieran follando dos negros y que le estuviera gustando tanto. Aquello iba más allá de todas sus experiencias sexuales.

Salim hizo amago de metérsela por el culo, pero ella no le dejó. Si dejaba a uno, los otros querrían, y aquello podría ser una destrucción anal.

Ambos chicos se turnaron follándola hasta que en un momento dado, mientras se la chupaba a Salim, notó un tiró en el pene del chico. Sin avisarla el chico había empezado a correrse. Notó el primer chorro de semen impactar en su garganta provocándole una arcada por la presión y cantidad. Al abrir la boca, un borbotón de líquido blanquecino se derramó desde sus labios. Ni corta ni perezosa siguió chupándosela hasta dejarle seco. El chico se alejó justo en el momento que Ibra se la sacaba del coño. De repente notó como un latigazo caliente le golpeó la espalda. Después otro, y otro. Ibra se estaba corriendo sobre su espalda con la fuerza de un camión de bomberos.

Agotada, se levantó para ir al baño y limpiarse junto con Ibra y Salim. En aquel momento se acordó de Omar y su ancho pene. El chico seguía masturbándose y justo cuando ella se acercaba, se corrió derramando borbotones blancos sobre su propio cuerpo. Ella suspiró, más de alivio por no tener que lidiar con aquel cipote que por otra cosa.

 

1 SEMANA DESPUÉS

Bea y Amaranta seguían hablando en el baño de la discoteca. Cuando Amaranta terminó de contarle la  historia que Sara le había contado, la expresión de Bea era muy distinta.

-          ¿Así que al final realmente se folló sólo a dos negros? – preguntó Bea.

-          Se podría decir que sí. ¡¿Te parece poco?!

-          Ufff, vaya con Sarita.

Una vez reunidas con el grupo, tras invitar a Sara a una copa, Bea le pidió ir las dos solas a otro garito. Sara le sonrió, y Bea anheló poder vivir la misma aventura que su amiga.

VideoChat
Películas Porno
Videos
Escorts/Relax
HOME
GALERÍAS XXX PORNO  VIDEOS GRATIS   PELÍCULAS XXX  WEBCAMS AMATEUR
GALERÍAS XXX  PORNOSTARS FAMOSAS  VIDEOS GRATIS  PELÍCULAS HD
ACCEDE A LA MAYOR RED PORNO EN ESPAÑOL Y DISFRUTA DEL MEJOR SEXO

Galerias XXX porno hetero. Galerias porno pornstars desnudas, tetonas y con el coño caliente. Descargas videos porno. Pornografia